Tokio creó un robot de nombre OriHime-D, que pesa 20 kilos y desde hoy atiende como camarero en un café del barrio tokiota de Akasaka.  Se trata de un robot blanco de 1,20 metros de alto que funciona gracias a los movimientos que le ordena a distancia una persona discapacitada.

SOn varios y se mueven entre las mesas con precisión e interactúan con el cliente, el cual empatiza rápidamente. Cada consumición cuesta mil yenes (7,8 euros/8,8 dólares).

Se trata de la primera cafetería que utiliza robots dirigidos a distancia por personas con discapacidades físicas graves, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), y estará abierta hasta el 7 de noviembre en el edificio Nippon Foundation.

El desarrollador de este robot, Kentaro Yoshifuji, cuenta en una entrevista que durante tres años y medio no pudo ir al colegio porque se encontraba débil físicamente, momento en el que pensó que “quería tener otro cuerpo”.

Durante diez años, después de experimentar “la soledad” y “lo duro que es sentirse aislado sin poder participar en la sociedad”, el ingeniero Yoshifuji investigó la manera de crear un cuerpo que facilite esa inclusión social, explica, lo que le condujo a este proyecto pionero.

Mientras algunos robots amenazan con quitar el trabajo a las personas, los OriHime-D están pensados para generar más empleos que favorezcan a su vez una inclusión social sin restricciones, condiciones u obstáculos físicos. En suma, como sostiene Yoshifuji, se trata de “tener otro cuerpo”.

Cargue Más Por narkysblanco
Cargue Más En Web
Comentarios cerrados

Mira además

Apple construirá instalaciones por 1.000 millones de dólares en Texas

Apple anunció el jueves que construirá nuevas instalaciones por 1.000 millones de dólares …